1 de marzo de 2014

Fallen

La primera vez que quise vender mi alma tenía catorce años. ¿Qué quería a cambio? El amor de mi profesora de música.

Sin ninguna duda, uno de los seres más perfectos y bellos que ha dado el mundo. Delgada, ojos verdosos, labios finos, rostro redondeado y una preciosa melena oscura un tanto rizada que nacía de un flequillo recto y abundante hasta las cejas. Solía llevar vestidos estampados de estilo Indie y diademas en el cabello. Pero lo que más me maravilló fue su aspecto de niña buena y dulce. Aunque lejos de las aulas, vivía como un torbellino alocado y bohemio. No me avergüenza reconocer que fue mi primer gran amor...

..., la última vez que supe algo de ella, fue por segundas personas. Me estremecí al enterarme que tenia problemas con las drogas y que andaba liada con un camello de poca monta. Una autentica tragedia... parece un mal sueño que aquel ángel haya acabado en los infiernos.

37 comentarios:

  1. Pero es que todos elegimos
    Pero también...siempre hay esperanza
    Muy bueno tu escrito
    El anterior me gustó mas
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Las apariencias engañan ... pero ante todo.. la vida da muchas vueltas.
    Si me lo permites, una mirada más se queda por aquí.
    saludos desde isla de luz

    ResponderEliminar
  3. Lós ángeles no siempre siguen la partitura divina...


    Abzo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, es lo que tiene la elección del camino, y en cualquier caso de todo se aprende, y quién elige ese camino y opta por la evasión también tiene sus motivos, aunque no lo parezca.
    Un abrazo Miguelo

    ResponderEliminar
  5. Tal vez tú la idealizabas, debido a tu edad; tal vez ella llevaba una doble vida, porque en casa ser habitan mundos diferentes.
    Un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Todas las historias tienen otra detrás...
    está genial este relato
    Besos

    ResponderEliminar
  7. a veces, quizás demasiado frecuente, llevamos una vida muy distinta a la que aparentamos en nuestro día a día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay gente a la que le gusta aparentar lo que no es

      Eliminar
  8. Somos un libros sin abrir ante los ojos de los demás que todavía no leyeron el interior.
    Vemos la portada y sacamos conclusiones.
    Me gusto la entrada :)

    ResponderEliminar
  9. A veces la debilidad, otras las ganas de experimentar, el caso es que no sabemos qué es lo que nos hace bajar a los infiernos. No siempre conseguimos salir ilesos, todo tiene sus consecuencias.
    Un relato conmovedor al igual que el anterior.
    Saludos Miguelo.

    ResponderEliminar
  10. Ángeles que caen y descienden a los infiernos y demonios que resurgen de las llamas para ascender a lo alto... La vida en ocasiones da giros demasiado intensos y nos puede poner la cabeza en los pies... Malas decisiones nos llevan a uno u otro lugar... Lo importante es darse cuenta a tiempo y saber salir...

    Cuando llegué a tu casa Miguelo tu post hablaba de tu abuela, y te diré que entiendo tu perdida, cuando creemos que no es su momento y se van... Entiendo tu dolor y lo comparto, yo también siento un vacío en mi interior, siento esa espina en el corazón que parece clavarse cada vez más hondo... Tú y yo hemos vivido una gran perdida casi el mismo día... Pero tenemos que salir... debemos salir por ellas...
    Uf te podría decir tantas cosas... pero mejor te digo que si necesitas algo tienes mi puerta abierta,puedes entrar sin llamar... Yo me llevo tu enlace a mi casa para leerte....

    Muchos besinos!! Y fuerza, mucha fuerza....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo , Mieguelo algunas veces las apariencias engañan y nunca son lo que parecen , muy buen relato .
      Te deseo una feliz tarde , besos de Flor.

      Eliminar
    2. Hoy hace diez días que una amiga murió... Y siento rabia porque me la quitaron muy rápido, demasiado.... Sientes que es edad de comerte el mundo y simplemente somos humanos.... Por eso entiendo como te sientes...

      Eliminar
  11. El primer amor siempre es el que más marca y con el que más cariño se recuerda,por eso el saber que el primer amor ha acabado mal duele.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Que triste es enterarse de cosas como esas, ver que alguien que creías que estaba bien, de pronto ya no lo está. Ver como la gente se equivoca... En fin, saludos

    ResponderEliminar
  13. En realidad, si te fijas, todo aquello que te emocionaba de ella era sólo el exterior, que muchas veces poco tiene que ver con lo que somos por dentro.

    ResponderEliminar
  14. Es verdad lo que cuentas en este post? Si es así... como han dicho por ahí arriba: las apariencias engañan. Además, supongo que por eso dicen que el amor es ciego, ¿no? Porque en realidad solo vemos en la otra persona lo que nosotros queremos ver... que, la mayoría de las veces, dista bastante de la realidad.
    En fin, espero que la mujer lograra encauzar su vida hacia otro camino.
    Un abrazo y, si quieres, pásate a ver la última entrada de la sección "Descubriendo a..." :3

    ResponderEliminar
  15. Creo que siempre hemos tenido la figura de algún profesor como alguien maravilloso, estupendo, único. Con el paso del tiempo todo cambia, y esa figura que nos parecía una figura importante como una figura intocable, resulta que es de carne y hueso.

    Una realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tantas horas frente a ellos se pega lo bueno y lo malo :P

      Eliminar
  16. Tropezar es parte de la vida. Quizás la próxima vez que te hablen de ella, haya salido del bache. Y cuando la pienses en ella, recuérdala como era. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exacto! soy el maestro de la idealizaion

      Eliminar
  17. Las historias de amor platónico y primeros amores con profesores... ¡¡Qué tiempos!!
    La vida cambia y nos cambia. Una pena enterarse de cosas así...

    Un beso enorme Miguelo :)

    ResponderEliminar